7 de Octubre

Fernando Gomez

5 min

DVA Capital: Celebrando nuestros primeros 10 años

Nacimos de una crisis y vemos con optimismo el inicio de la próxima década en medio de otra

Era marzo del año 2009 (plena crisis financiera) y junto a un café, mi socio Rodrigo Guerrero me propone una idea fascinante y absurda a la vez:

“Formemos una compañía de inversiones focalizada en Renta Variable”.

Fascinante, porque dedicarse a estudiar la renta variable global significa entender hacia dónde va el mundo en todas sus dimensiones, y no existía en Chile una compañía especializada.

Pero era una idea absurda. ¿Quién podría querer invertir en renta variable en medio de la peor crisis financiera desde la Gran Depresión de 1930?

Frente a tal desafío, recurrí a una técnica que me ha ayudado a tomar muchas decisiones a lo largo de mi vida, que es preguntarse:

“¿Si todas las alternativas que hoy puedo tomar resultan ser exitosas durante los próximos 10 años, de cuál me arrepentiría más de no haber participado?”

La respuesta hoy es obvia.

En estos días estamos trabajando en el lanzamiento de nuestro nuevo fondo, MedTech Fund. Su presentación parte con un mensaje tremendamente potente:

“Grandes innovaciones nacen de las crisis más profundas”

Es posible que DVA Capital nunca hubiera visto la luz si no hubiera sido por la crisis del 2008 y por lo mismo no estaríamos hoy celebrando estos 10 años de vida.

Durante este tiempo creamos cuatro fondos de inversión, hemos viajado a visitar las compañías más grandes del mundo, nos hemos consolidado como especialistas en renta variable, abrimos los ojos a los inversionistas locales al mundo de los fondos temáticos con nuestro Silicon Fund, formamos una compañía de tecnología, DVA Tools, y hoy gracias a este equipo podemos hacer que nuestros inversionistas tengan una experiencia 100% digital.

 

 

Sin embargo, lo más satisfactorio no han sido los logros empresariales, sino la posibilidad de interactuar día a día con un grupo de personas que admiro, me desafían, y de las que puedo aprender constantemente. Entre ellas:

    • Los tremendos equipos de DVA Capital y Ameris Capital
    • Nuestros clientes, que al confiar en nosotros y contarnos sus necesidades, nos permiten generar mejores productos y soluciones
    • Los ejecutivos de compañías en Chile y el mundo, de los que no solo aprendemos de sus industrias y negocios, sino de mejores prácticas y de desarrollos que muchas veces no imaginaríamos si no habláramos constantemente con ellos
    • La competencia, que incentiva nuestra creatividad y nos motiva a ser cada día mejores.

Han pasado 10 años y nuevamente el mundo se encuentra en la mitad de una crisis, esta vez sanitaria y económica.

Estoy seguro que estos meses nos han cambiado de una forma mucho más profunda de la que hoy todos percibimos y DVA Capital de los próximos 10 años va a ser muy distinta a la que hubiera sido si esto no hubiera ocurrido.

Solo me queda agradecer a cada uno de ustedes por el camino que hemos recorrido juntos y decirles el tremendo entusiasmo que tengo por el que nos queda por delante.